sábado, 4 de febrero de 2017

Divagaciones



Olor a café recién hecho, 
gotas de lluvia en la ventana
y el cielo gris dando los buenos días.

Las sábanas todavía calientes tras la noche,
el reloj aparcado a un lado, no importa la hora,
no existe el tiempo de momento.

No hay ningún plan, no hay ninguna prisa. 
El cuerpo desnudo, en libertad, retozando,
despertándose todavía y la mente aún divagando.

Divagando en pensamientos de pasión,
de lujuria, de deseo, de fuego. 
Fuego del que quema pero que no hace quemaduras.

Sábado, las prisas y responsabilidades de la semana han terminado
y me despierto tranquila, sin nada concreto que hacer,
disfruto del momento y divago en pensamientos. 

Soy afortunada por poder hacer de mi vida lo que quiero,
por dejarme llevar cuando lo necesito y 
por vivir cada momento a mi manera.

Empezar el día con estas divagaciones me parece 
una buena manera de comenzar el fin de semana,
¿y vosotros? ¿cómo os habéis despertado?

Mil besos 
Alejandra ;) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario