jueves, 17 de marzo de 2016

Fantasía de ser escort



No es la primera vez que me encuentro con algo similar, la curiosidad sobre este mundo es común en algunas mujeres. Y no me refiero a una simple curiosidad de “cotillear” sobre como son las citas o los hombres, etc. No, me refiero a una curiosidad sobre como sería probarlo. Me explico. 

A la salida de la oficina iba con una compañera en coche de camino a casa e íbamos charlando sobre el trabajo, de ahí hemos pasado a hablar sobre felaciones a nuestro director general (no es asustéis, ninguna de nosotras le ha practicado una felación, solo bromeábamos de cómo conseguir una subida de sueldo) y de ahí hemos pasado a hablar de sexo a cambio de dinero. Es entonces cuando mi compañera, una mujer casada con hijos, me suelta: “es algo que me gustaría probar, saber qué se siente al recibir dinero a cambio de sexo”. Literalmente esas han sido sus palabras. Por una milésima de segundo me he planteado hablarle sobre mi vida como escort pero mi cerebro ha recuperado la sensatez rápidamente y me he guardado mi pequeño secreto. Sabéis lo que pienso al respecto; 1, creo que es algo que la sociedad no está preparada para aceptar; y 2, me gusta que sea un secreto, una doble vida, es parte del encanto. 

Volviendo a lo que iba, hemos seguido comentando un poco el tema y yo no dejaba de pensar en cuántas mujeres habrá en la misma situación. ¿A cuántas mujeres les gustaría vivir esta aventura? Escapar de la rutina y hacer algo tan excitante como esto, sentirse sexualmente poderosas, hacer disfrutar tremendamente a un hombre y después recoger el sobre que ha estado todo el tiempo esperándote tranquilamente sobre la cómoda del hotel mientras que solo pensabas en disfrutar sin inhibiciones. 

Es normal que lo mismo que me atrae a mi de ser escort le atraiga a otras mujeres: escapar de la rutina, hacer algo “prohibido”, el sexo sin inhibiciones, el dinero… 

Son cosas con las que fantasear, o hacer realidad como es mi caso, puede que mi compañera nunca haga realidad esa fantasía pero hoy me he dado cuenta de que probablemente sean más de las que pienso las mujeres a las que les gustaría probar esa doble vida que a mi tanto me gusta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario