jueves, 15 de agosto de 2013

Conversaciones "complicadas"


A veces es inevitable que en una conversación con una amiga, compañeros de trabajo, familia, etc. salga a relucir el tema de la prostitución. Cuando esto pasa nunca sé muy bien como llevar la conversación. Es curioso como la gente ve el tema desde fuera, a veces tengo ganas de aclararles un par de puntos, a veces estoy completamente de acuerdo con sus opiniones. Cuando la conversación gira entorno a las chicas que trabajan en la calle, en pisos o clubes con malas condiciones, en ese caso mi opinión no dista mucho de la de mis contertulianos. Quizás sea el mismo desconocimiento que el que ellos tienen lo que hace que nuestras opiniones sean tan similares. Lo único que conozco yo de esa forma de trabajar es lo mismo que conocen ellos: los estereotipos, los tópicos, lo que vemos en la tele… Reconozco, que aunque en este punto yo soy un poco más consciente de que los típicos tópicos no tiene porque ser la realidad, mi forma de pensar es bastante parecida al la del resto de la población. Siempre he dicho (lo he dicho varias veces en este blog así que no sorprenderá a nadie) que no es lo mismo trabajar en hoteles de 5 estrellas cobrando 300€ por una hora, que trabajar en un coche en un descampado a 30€ el polvo.
Pero ayer, cenado con una amiga de la infancia, de esas con las que te sientas un año en clase y desde ese momento estáis presentes la una en la vida de la otra, salió el tema de “las escort”. Y ahí…ahí sí que se de lo que hablo perfectamente. Me hizo bastante gracia como me empezó el tema. Me dijo:”¿sabes lo que son las escort? Es la nueva forma de llamar a las prostitutas que cobran mucho dinero” Casi se me atragantó lo que estaba comiendo, no me esperaba ese cambio en la conversación, estábamos hablando de lo que la había costado encontrar trabajo de lo suyo desde que la despidieron de su última empresa. Yo me hice la loca, y le dije que no tenía ni idea. Y desde ahí empezó a soltar un discurso sobre la mujer como un objeto sexual, sobre el dinero fácil, sobre la clase de hombres que recurrían a ese tipo de servicios, sobre que las chicas tenían que soportar… Yo la escuchaba y mientras escuchaba todo lo que decía me moría por ganas de decirla: “yo soy escort y voy a iluminarte en el tema. Los hombres que viene a verme son encantadores y me tratan como una princesa, son hombres que te encuentras por la calle a diario, quizás tu jefe haya sido cliente mío, no son monstruos, ni sádicos, ni nada por el estilo (y eso que yo he tenido un par de malas experiencias). No soporto nada porque yo pongo mis normas, mis reglas. Es más, disfruto mucho en mis citas. ¿Dinero fácil? Pues sí, ¿y que hay de malo en eso? “ En fin, os hacéis una idea de a que me refiero, pero en vez de eso dije que yo no sabía nada del tema pero que cada uno tiene la libertad de hacer lo que quiera con su vida y que si eso era lo que las chicas elegían a mi no me parecía mal.
¿Cómo le explicas a una amiga con la que has crecido que eres escort y que te gusta? ¿Qué te encanta prepararte para las citas, conocer a los hombres que vienen a verte, congeniar con ellos, disfrutar del sexo sin compromiso, sentir el morbo de saber que un hombre está dispuesto a pagar por estar contigo?

Quizás no lo entendería, al igual que yo no entiendo a las chicas que trabajan en la calle. Quizás hasta que no lo vives no sabes realmente como es y sólo conoces lo que imaginas que será. Aunque bueno, así es todo en la vida, hasta que no lo vives no conoces realmente la verdad de las cosas. 

5 comentarios:

  1. A lo mejor tu amiga ejerce de escort. Quién sabe?

    ResponderEliminar
  2. ¿Has pensado que tu amiga ha decubierto que eres escort y que no se atreve a planteartelo de forma directa?. Depende de como fuera la conversacion pero es muy raro sacar el tema, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. No creo que mi amiga sea escort...por su forma de ser no la veo yo metida en el mundo del escorting. Por el contrario, si que pensé lo que dice el segundo anónimo. Pensé que se había enterado de que yo era escort, pero tras seguir con la conversación lo descarté por un par de cosas que dijo. Pero, yo también lo pesé y no creas que no le he dado un par de vueltas...

    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado este post (probablemente porque vea este tema de la misma manera que tu)
    Quien se ha creido la gente para enjuiciar y juzgar a las demas personas.
    Que cada una haga lo que pueda con su vida, siempre sin pisar ni hacer daño a las personas.
    un besote
    teniente corrupto

    ResponderEliminar
  5. Oh, precisamente yo ando con el tema de las amigas... sólo que la mía no resultó ser una buena amiga y en cuanto sospechó algo... corrió con el rumor.
    Amo leer tu blog Alejandra, lo estoy haciendo de mucho tiempo y siempre me levanta el ánimo, me hace sentir "privilegiada" por estar haciendo esto, en lugar de la "pobrecita" que me sentía antes. Cómo desearía tenerte a tí de amiga!!
    Te envio un beso.

    ResponderEliminar